martes, agosto 29, 2006

Scouts chilenos en crisis por gigantesca deuda de mil millones de pesos

>> En un extenso artículo, Terra.cl aborda la crisis económica de la Asociación de Guías y Scouts de Chile. Advertimos que el texto está editado, sin los testimonios finales, para acortarlo. (Leálo entero en: http://www.terra.cl/noticias/index.cfm?id_cat=302&id_reg=668584)

>> Déficit que arrastran desde el Jamboree de 1998-1999 ha hecho que algunos acreedores interpusieran demandas por no pago de las cuentas. Directivos no descartan vender algunos de sus inmuebles. (Fuente: Terra.cl)

Por Daisy Castillo

SANTIAGO, agosto 29.- “La situación que tenemos en el plano económico es crítica y delicada”. Así de franco con Terra.cl es el director ejecutivo de Guía Scout de Chile, Renato Bustamante a la hora de reconocer que la organización, en sus casi 100 años de existencia, atraviesa por un fuerte déficit y una severa crisis económica que se arrastra desde el emblemático Jamboree Mundial de finales de 1998 y principios de 1999 que se realizó en Chile.

Aunque Bustamante dice que el panorama no es ciento por ciento desalentador, y que la organización –a un paso más lento que lo que él quisiera- está saliendo de la crisis, lo cierto es que la deuda de Guía Scout de Chile es superior a los mil millones de pesos y algunos de sus acreedores ya optaron por la vía judicial, interponiendo demandas por no pago.

El vocero explicó que las alternativas para paliar el déficit son conseguir préstamos en instituciones financieras y “técnicamente reorganizar nuestros activos, de manera de poder darle liquidez y salir de todas nuestras deudas estructurales y hacer los ajustes operacionales del nivel nacional para que la institución sea auto-financiada y auto-sustentable”.

Tampoco está descartado que la organización ponga en venta algunos de sus inmuebles, al igual que los predios de regiones, donde los muchachos scout realizan sus jornadas educativas, de juegos y reflexión.

Enfrentado a la posibilidad que el movimiento se declare en quiebra, Bustamente la descarta de plano. “Que el tema es crítico, lo es, pero no como para que nos declaremos en quiebra. Nuestros activos son mayores a nuestros pasivos. Nosotros estamos asumiendo la responsabilidad de las deudas que la institución adquirió en su momento, de los compromisos que la institución adquirió y con cada uno de los acreedores estamos en contacto y le hemos contado en el proceso en que estamos. Todo esto es bien crítico porque ha sido más lento de lo que pensábamos y hay acreedores que no nos creen que estamos haciendo esfuerzos para zanjar el problema”.

Respecto a las campañas que los scout están haciendo para reunir fondos, Bustamente dijo que éstas no son para pagar la deuda, sino “para darles la posibilidad de que junten plata y puedan seguir haciendo escoutismo. Ése es el principal objetivo que tenemos, motivar a los scout para que sean capaces, y así lo han demostrado, de generarse sus propios recursos para solventar sus actividades”.

>> Política de ahorro y austeridad

Por su parte, la presidenta de Guía Scout de Chile, María Teresa Maldonado afirmó a Terra.cl que en estos momentos la entidad está en pleno proceso de reorganización, o sea, no están de brazos cruzados. “Puedo asegurar responsablemente que la crisis está manejada y controlada.

No tenemos una situación como para que nos vayan a rematar los bienes y felizmente la asociación tenía un patrimonio que ha permitido estar en este proceso de reorganización”.

Sin embargo, el actual escenario ha obligado a los directivos de Guía Scout a aplicar una política de ahorro y de austeridad. Una prueba concreta del cambio operativo es el haber puesto fin a la vieja práctica de imprimir miles y miles de boletines informativos para los socios. ¡No más papel, tinta y gastos de envío a domicilio a los destinatarios! En su reemplazo, se prefirió que los jóvenes se informen accediendo a Internet.


Maldonado dijo que ejemplos como estos muestran que “hay un cambio en el modelo de organización. A lo mejor antes había recursos que llegaban al nivel nacional y se distribuían territorialmente. Hoy, nosotros apoyamos y respaldamos a los grupos para que busquen los recursos en su nivel local. El enfoque de toda la distribución de proyectos apunta al desarrollo del nivel central y cada vez menos a los proyectos nacionales”. Y agregó que “evidentemente si nosotros trabajamos como Consejo en una política financiera que nos permita austeridad, pero sin cerrar los grupos y la oficina, es a lo que aspiramos. Eso es bastante difícil, pero se ha ido logrando”.

>> "Se pierden algunas confianzas"

Por su parte, Leonardo Luci, director de desarrollo institucional de Guía Scout de Chile, indicó que el panorama si bien no es óptimo, está “mejor de lo que estuvo” hace un tiempo. Esto, comenta porque si bien los cerca de 30 trabajadores de la institución no tienen su remuneración al día, al menos se ha tratado de resolver el problema entregando algunos dineros. “Tenemos un mes más o menos de retraso y estamos con los sueldos de junio, pero independientemente de eso, la institución hace abonos para que las personas estén lo más al día posible”.

Pero, Luci admitió: “Más que afectado estoy preocupado por la situación y por ayudar a sacar adelante a la institución. Independientemente de lo que pueda significar para las familias que hay detrás de los trabajadores, uno tiene que hacer los esfuerzos y los empeños para que esto siga funcionando. Hay detrás de todo esto miles de niños y jóvenes que están en el escoutismo y eso es lo que me mueve a estar aquí”.


Agregó que frente al peor escenario que se pudiera dar como sería el cierre de la entidad, se debe mantener el optimismo. ¡No todo está perdido!, dijo. “Si Guías Scout de Chile se llegara a declarar en quiebra es la organización la que tiene la quiebra, no los grupos ni el movimiento. Los grupos, por ejemplo, podrían seguir funcionando, porque el escoutismo es más allá de la oficina o de la estructura institucional”. Pero, también reconoció que el hecho de que públicamente se conozca la crisis financiera puede tener repercusiones. “Creo que se pierden algunas confianzas o se es más cauteloso en determinadas cosas. Creo que efectivamente más de alguno puede decir ¡no, mira ¿para qué los scout?, mira cómo están! A esa persona le diría que esa plata que destina por su hijo ingresa al grupo y son los mismos chicos los beneficiados. Esa plata es para ellos, no tiene que ver con esta deuda, eso es aparte”.

El Movimiento Scout chileno no sólo tiene el desafío de ir poco a poco reuniendo los recursos para paliar su alta deuda. El sueño de salir adelante se mantiene, al igual que el deseo de que un 10% de los scout más pobres del país reciban una beca y puedan viajar al Jamboree Mundial del 2007 que se desarrollará entre el 27 de julio y el 8 de agosto en Inglaterra.

Conseguir dinero suficiente para que los niños y adolescentes de escasos recursos viajen es una idea que a los funcionarios les da vuelta por la cabeza, pese a los problemas financieros de la entidad.


Pero, aunque el dinero no llegue a corto plazo para saldar la millonaria deuda, la meta inmediata es obtener ayuda para hacer realidad el sueño de ese grupo, para lo cual reciben aportes en la cuenta 230 del Banco Estado

>> Origen de la crisis
"Juntos Construyendo la Paz” fue el lema del XIX Jamboree Mundial que se realizó entre el 27 de diciembre de 1998 y el 6 de enero de 1999. La actividad no sólo fue la última del siglo, sino que, además tuvo otra característica especial: se hizo en Chile y fue nuestro país el primero de América Latina en el que se organizaba un evento de esta naturaleza.

El Jamboree se desarrolló en la hacienda de Picarquín, en la Región del Libertador Bernardo O´Higgins, a 61 kilómetros al sur de Santiago. Sus hermosos paisajes, el intercambio cultural quedaron sin duda guardados como un gran tesoro en la memoria de sus participantes (ver testimonios). Y también, aunque en el otro extremo, el contexto político y económico que se vivía en Chile, a fines de 1998 y comienzos de 1999, dejó huella y mella en el Jamboree Mundial en Chile.

Leonardo Luci coincidió en que “por diversas razones, producto del Jamboree Mundial y de que no vino la cantidad de gente que se esperaba, no ingresaron las sumas de dinero previstas con esa actividad mundial, lo que provocó algunas situaciones de déficit que se han ido arrastrando en el tiempo y eso ha complicado la situación”.


Quizás usted se pregunta ¿a qué se debió la baja de participantes del extranjero y por qué la ausencia de jóvenes marcó la merma económica? La respuesta es una y muy clara, según Luci: “Llegaron más de mil personas menos de Europa, particularmente de España y de Inglaterra. Estaba el conflicto de Augusto Pinochet y el juez Baltasar Garzón. Y no hay que olvidar que el Jamboree Mundial tiene cuotas diferenciadas y se paga de acuerdo al ingreso del producto geográfico bruto de los países y los valores son altos. Chile paga bastante menos por ir a un Jamboree que lo que paga un país europeo”.

Renato Bustamante señaló que el problema económico tiene dos componentes en los cuales encontrar las claves. “Uno es anterior al Jamboree Mundial en Chile y tiene que ver con un proceso de desajuste del presupuesto, donde algunos ingresos importantes que tenía la asociación caen y la institución no hace sus ajustes de manera inmediata. Esto, quizás apoyado en el tema de que venía el Jamboree. La autorización del evento se obtuvo en julio de 1993 y ahí se apostó a que la organización del evento iba a generar excedentes que podían suplir este déficit”.


Agregó que “en ese período Chile tuvo tasas de interés mensuales de un 12 ó 13% y, por lo tanto, hay costos financieros que escapaban a toda la dinámica que se podía prever”.

Bustamante manifestó respecto de la disminución de scout de Inglaterra y de España, como consecuencia del ambiente político del país, que ésa fue una causa significativa. “Inglaterra y España eran precisamente los que pagaban una cuota más alta del orden de 600 dólares y calculamos que no vinieron 1.500 personas. Ahí hubo un impacto directo cercano a un millón de dólares. Con todos esos factores en juego no se pudo cumplir el deseo de autofinanciamiento y de haber generado egresos”.

>> Sueldos impagos a algunos funcionarios

El director ejecutivo de Guía Scout de Chile manifestó en cuanto al no pago de algunas remuneraciones que los trabajadores están al tanto de las causas del problema. “Hemos hablado con el sindicato de trabajadores, le dijimos que no teníamos cómo garantizarle tener sus remuneraciones al día, en el último día hábil del mes y sus imposiciones. Eso lo tienen claro. Y cuando nuestros ingresos se mueven variablemente también están al tanto de eso”.


Renato Bustamante dijo que a los funcionarios luego de informarles acerca de lo que está ocurriendo se les dio la posibilidad de irse. “A la gente que se quiere ir, porque encuentra un trabajo mejor y renuncia, le reconocemos todos sus años de antigüedad de manera que no sea un impedimento. Dos personas han renunciado en este último tiempo”.

María Teresa Maldonado insistió en que en la medida que se concreten los trámites financieros que se están haciendo, “una de las prioridades es regularizar el tema provisional, poner al día las remuneraciones y a la gente que se quiera ir pagarle un porcentaje de su finiquito”.

En tanto, Leonardo Luci aunque sostiene que la actual administración ha hecho bastantes cosas y se ha ido notando que ha habido un orden del tema, reconoció que “de todas maneras hay preocupación por la fuente laboral”.

No hay comentarios.: